fbpx

ALIMENTARSE CONTRA EL FRÍO

Llega el frío y no solo hay que abrigarse bien, sino que debemos alimentarnos bien para no pasar más frío del necesario.

En invierno, una dieta caliente, ayudará a sentirnos mejor y a que nuestro cuerpo soporte mejor las bajas temperaturas sin caer enfermos, congestionarnos…

A demás que es una necesidad vital del propio cuerpo debido a que este trabaja más con la sensación de frio con tal de mantenerse a una temperatura de 36-37 grados. Una comida caliente será la gasolina que el cuerpo necesita para generar energía y calor.

¿No has notado que en invierno tienes más hambre o te apetece más la pizza, la pasta, los carbohidratos? Esto es debido a que nuestro organismo lo requiere con tal de combatir las temperaturas y tener más energía.

¿Qué alimentos saludables son los que podemos aportar al cuerpo en esta época?

  • El caldo de pollo, por ejemplo, calentito y acompañado de un poco de fideos, etc.. o simplemente solo, será un primero muy nutritivo y reconfortante que además tiene propiedades anticatarrales.
  • Legumbres; se recomienda consumirlos entre 3-a veces por semana. Poseen un alto contenido en carbohidratos y proteínas, un chute de energía para el cuerpo asegurado. Son muy sanos, siempre que los libremos de grasa extra como el bacón, el chorizo…

Las legumbres también reducen el colesterol y activan el funcionamiento intestinal.

  • El jengibre; aunque poco usado aún en nuestro país, este puede ser usado en gran variedad de platos, tés, infusiones… para dar sabor y un pequeño toque picante. El consumo de jengibre hace que suba la temperatura corporal como muchos picantes. No tiene apenas calorías y es antinflamatorio, reforzando el sistema inmunológico. 
  • Pescado azul; el pescado azul contiene vitamina D, esencial en esta época del año. Aportan también proteína por lo sacian y controlan el hambre.
  • Verduras; cebollas, alcachofas, espinacas, zanahorias… cualquier verdura es rica en vitaminas y otros aportes, cuyo consumo es ideal para el cuerpo.  Estas nos proveerán de vitamina A, B, K, C… minerales como el potasio, el zinc, el hierro… fortaleciendo nuestras defensas y reforzando el sistema inmunitario.

Por tanto, quien no quiera comer saludable, calentito y sabroso, es por qué no quiere.

Hoy en día existe un sinfín de recetas saludables para esta época del año. Que bien seguro nuestro cuerpo lo agradecerá.

PRÁCTICA ESTOS HÁBITOS

  • Concentración al comer: aunque nos pueda parecer mentira, el cuerpo necesita concentrarse a la hora de comer. Para que asimile todos los alimentos ingeridos y por consiguiente pueda hacer una buena digestión, es importante comer y masticar lento. Esto, aparte de poder saborear más la comida, hará que “rompamos” los alimentos en trozos más pequeños para una mejor digestión y ayudará a que no entre tanto aire en el estómago.

A demás, cuántos menos estímulos externos (TV, libros…) mejor, pues facilitará a darnos cuenta del nivel de saciedad, por lo que no comeremos por comer, y hasta podrá ayudarnos a  bajar de peso.

  • Disminuye el azúcar y la sal en tus platos: aunque no tenemos por qué suprimir al 100% la sal y el azúcar de nuestra dieta, sí que es recomendable consumirlos lo menos posible. ¿Cómo podemos hacerlo si somos fans de estos ingredientes? Fácil; sustituirlos por otros más sanos. Una alternativa dulce para el azúcar es la canela. Esta especie muy aromática queda genial como acompañamiento al yogur, el café, té, repostería… unas cucharaditas de esta especie hará que tu “alimento” se endulce saludablemente.

Y, ¿para la sal? Aún más fácil; con tal de que nuestros platos no queden sosos o insípidos podemos ayudarnos de otras especies y condimentos como por ejemplo, el orégano, el curry, el ajo en polvo, las hierbas provenzales…  un toque de cualquier de ellas aportará una explosión de sabor de forma natural.

  • El verde viste tus platos: acompaña tus comidas con un toque de verde, esto es, intenta siempre añadir lechuga, rúcula, brócoli, calabacín… cualquier de estos vegetales no solo hará que tu plato esté aún más sabroso sino que te aportará los nutrientes necesarios diarios para el cuerpo. Por tanto, come de todo, pero no te olvides de añadirle un toque de verde!
  • Bebe agua mientras comes: el agua es necesaria en cualquier momento del día, pero, a la hora de ingerir alimentos debemos ayudar a nuestro organismo a que haga su función de la mejor forma posible. Uno vaso por cada plato que injiramos es suficiente para que el cuerpo pueda realizar una mejor y completa digestión así como para eliminar las toxinas y excesos que no necesita. Si eres de los que te cuesta beber agua,

ayúdate de las aguas de sabores o mejor aún, hazte la tuya propia casera. Añade a tu botella de agua limón, lima, fresas…aquellas fruta que más te guste y parecerá que bebes un refresco.

  • Cuidado con cenar muy tarde: aunque en nuestro país es realmente difícil poder cenar a una hora más o menos temprana debido a nuestro ritmo de vida, horarios de trabajo… la mayoría de países europeos almuerzan y cenan mucho antes de lo que nosotros lo hacemos.

¿Por qué es bueno cenar antes? A parte de que cenar más temprano ayuda a no llegar con un hambre voraz a comer y por tanto arrasar, es bueno cenar a horas tempranas ya que así damos más tiempo al organismo para realizar la digestión, también evitamos ir a dormir hinchados o con sensación de pesadez, que esto conlleva a poder alterar el ritmo del sueño.

La calidad de la cena repercute en el descanso del sueño. 

6 HÁBITOS SALUDABLES PARA EMPEZAR BIEN EL DÍA

  1. Desconectar antes de ir a dormir: aunque no sea un hábito de buena mañana, ayuda a levantarse con más energía. Antes de acostarnos es importante relajar el cerebro, que los pensamientos poco a poco vayan disminuyendo y nos quedemos en un estado de relax. ¿Cómo? Pues por ejemplo, apagar todo dispositivo electrónico, tomar una tila o infusión, leer lecturas relajadas….
  • Planifica tu día: durante el desayuno puede ser un buen momento para ver que hay que hacer durante el día y que nos espera por delante; organizarnos y seguir una “guía” para no dejarnos nada sin hacer hará que al final de la jornada nos sintamos productivos  y completos con nosotros mismos por haber realizado todo lo que debíamos y haber cumplido.
  • Desayunar sano: Desayunar sano no significa privarse del dulce, solo comer fruta, comer poco… significa aportar a nuestro cuerpo la energía sana que va a necesitar . Es decir, por ejemplo, no realizar un desayuno copioso que nos deje con el estómago mal ya desde por la mañana o  ingerir calorías vacías, que solo hará que aportar grasa no necesaria y que al cabo de un rato volvamos a tener hambre. Ingerir proteína como huevos, aguacate, granola…. Será un chute de energía que nos hará sentir fuertes.
  • Levántate con tiempo: este es un truco, obviamente para no llegar tarde, pero también para empezar el día de buen humor, y  es que ir con prisas por la vida, no suele gustar a nadie.

El estrés de buena mañana puede conllevar a que tu humor se gire durante todo el día, sintiéndote mal y agobiado/a.

  • Deporte: Un gran aliado para empezar de la mejor manera nuestro día a día. Realizar ejercicio por la mañana ayuda a que la sensación de relax que generan las endorfinas al realizar deporte, se prolongue durante el día. A demás también activa el organismo y aunque puedas estar o parecer cansado solo empezar el día, te dará una estimulo energizante.  También mejora la calidad del sueño y equilibra el apetito.
  • Temperatura del agua: ducharse por las mañanas, vengas de hacer deporte o no, es un gran despertador y ayuda a quitarse la sensación de sueño.  Lo ideal para las duchas mañaneras es hacerlo con agua fría.  Para aquellos o aquellas que les cueste horrores ducharse así, un buen truco es empezar con agua calentita y poco a poco  ir bajando la temperatura del agua.  ¿Por qué deberías hacerlo? Pues básicamente porque ayuda al cuerpo a empezar a mejora la circulación, alivia el estrés, la lucidez mental, libera adrenalina….

Estos y muchos más son algunos de los hábitos que puedes realizar de buena mañana para ayudar al cuerpo y prepararlo para afrontar la jornada. Encontrar cuales son los que mejor te funcionan puede ser tu objetivo para ganar en calidad de vida tanto externa, como interna.

RESPIRAR

Respirar, esa acción vital que hacemos cada segundo de nuestra vida y sin la cual no conseguiríamos sobrevivir.

¿Te acuerdas de cuándo aprendiste a respirar? Probamente no porque es que es un acto tan automático des de que nacemos que se realiza de forma involuntaria. Pero la respiración no solo la necesitamos para vivir, el mero hecho de respirar produce en nuestro cuerpo múltiples beneficios vitales y necesarios.

Una adecuada respiración hace que nos encontremos mejor, tanto física como mentalmente. Aumenta nuestra energía, vitalidad física y mental ayuda a un mejor equilibrio emocional.

La inhalación o inspiración oxigena cada célula de nuestro cuerpo, mientras que la exhalación o expiración desintoxica el organismo a la par que ayuda al drenaje linfático.  

¿Qué puede hacer que no tengamos una respiración adecuada? A no ser que suframos de alguna enfermedad respiratoria, la mayoría de casos somos nosotros mismos quienes nos ponemos trabas.

Épocas de estrés, pánico, nervios, ansiedad… no son favorables para nuestro organismo puesto que produce una excesiva activación y un desgaste desmesurado. Una apropiada respiración hará que recobremos el equilibrio y gestión de emociones, renovemos nuestra energía y estabilicemos la actividad mental.

A demás actos más inconscientes como la contracción involuntaria del abdomen, la pesadez de este, acumulación de gases… son motivos de no realizar una correcta respiración, y  conlleva a que esta sea más rápida y menos profunda, impidiendo la renovación completa de aire en nuestros pulmones ni la oxigenación de las células.

La respiración está basada en dos actos; inspirar y expirar. Inspirar aire renovado y expirar el dióxido de carbono de nuestros pulmones. Es importante que el aire siempre entre lentamente y sin sacudidas bruscas.

 Aunque parezca un acto sencillo, la mayoría de nosotros no lo realizamos de forma completa y eficaz, por ello hoy en día sea aconseja la práctica de deportes, posturas… encaminadas a la práctica beneficiosa de la respiración, como por ejemplo el yoga.

Hay distintos tipos de respiración que son beneficiosos para diferentes zonas de nuestro cuerpo, como, por ejemplo, la respiración abdominal (trabajamos sobre todo el diafragma), la costal (dilatamos los pulmones), la clavicular (se trabaja la parte superior de los pulmones)…

Cada una de las distintas respiraciones hará que nuestro cuerpo y organismo funcione de forma correcta y completa. ¿Qué beneficios son los más notorios? El aumento de la capacidad pulmonar, mejora de la memoria y claridad mental, estimulación del proceso digestivo… incluso ayuda a calmar la mente, combatir el insomnio y producir efectos relajantes e estimulantes.

Por todo esto, ser conscientes de nuestra forma de respirar y poder corregirla en caso de ser errónea, supondrá ayudar a nuestro organismo a la realización de sus funciones para tener una salud mental y física sana y completa.

COMIDA SALUDABLE: LA AVENA

COMIDA SALUDABLE: LA AVENA

La avena es uno de los alimentos más completos, saludables y beneficiosos que existen. Parece que últimamente se ha puesto de moda este cereal, pero es casualidad o es dado a que la gente cada vez quiere cuidarse más y opta por hábitos más saludables?

La avena pertenece a la familia de los cereales, destacando por su gran aporte proteico y su gran cantidad de fibra. A demás es un alimento rico en potasio, magnesio, calcio, zinc, hierro y vitamina B y E.

¿Qué nos puede aportar la avena?

Aparte del sinfín de propiedades anteriormente mencionadas, este cereal ayuda a reducir el colesterol en sangre, por lo que es muy recomendable para aquellos que sufran de colesterol. Pero no solo regula los niveles de colesterol, sino también de glucosa y es regulador del tránsito intestinal.

Para aquellos que estén intentando adelgazar o están a dieta, la avena será un gran aliado contra el hambre pues debido a su gran cantidad de proteína es muy saciante y por ello, ayuda a reducir la ingesta de alimentos.

Investigadores de Canadá han confirmado que este cereal tan completo ayuda al control de la diabetes, por lo que su consumo es importante para la prevención de esta enfermedad y otras del metabolismo.

A demás, ayudan al cuidado de la piel y tiene propiedades expectorantes, significando que ayudará a expulsar las sustancias que puedan estar contenidas en los pulmones.

¿Cómo puede ser consumido este cereal?

La avena no solo son múltiples sus beneficios sino que son múltiples también sus formas de consumo. Es un ingrediente muy versátil y que combinará con un sinfín de otros alimentos de nuestra cocina.

¿Ejemplos? la avena puede servir para complementar nuestros desayunos añadiéndola a un tazón de leche, al yogur, a los smoothies…. Podemos cocinar con ella postres sanos como por ejemplo bollos de avena, muffins de avena, barritas energéticas…

Y aún más, si nos gusta los alimentos rebozados pero hemos optado por cuidarnos, podemos optar por sustituir el pan rallado por avena y daremos un toque “healthy” a comidas menos saludables.

Es por consecuente, que con la avena hay una infinidad de platos que se pueden crear y ser creativos a la vez que estamos cuidando y dando al cuerpo la energía y suplementos esenciales que necesita.

AGUA EN AYUNAS

AGUA EN AYUNAS

Que el agua es sana y necesaria no es extraño para nadie. Que gran parte del organismo del ser humano  es agua, quizá no están conocido (el 75% de los músculos, el 90% del cerebro, el 22% de los huesos y el 83% de la sangre… es agua!)

Ahora bien, ¿sabemos todos por qué es tan importante el agua para nuestro organismo? ¿Somos realmente conscientes?

A modo resumen, para nuestro cuerpo, significa vida, es vital; cada uno de nuestros órganos necesita agua para realizar sus funciones y si en nuestro organismo el agua escasea, veremos cómo poco a poco se va deteriorando.

Se aconseja consumir entre 2L-2.5L de agua al día para tener una buena salud, pero, los expertos también aconsejan, y cada vez más, habituarse a beberla en ayunas. Con solo un vaso de agua en ayunas cada día, notaremos muchos cambios beneficiosos para nuestro cuerpo. En Japón, uno de los países que más agua consume por habitante, a este hábito, le llaman “la terapia del agua”.

¿En qué nos puede ayudar tomar agua en ayunas?

  • En primer lugar, es el paso inicial para mantener nuestro cuerpo hidratado para el día que empieza. El agua protege e hidrata los órganos vitales y los ayuda  a que se conserven y realicen sus funciones de forma correcta.
  • Mientras dormimos, se acumulan en el cuerpo un seguido de toxinas y agentes qu el cuerpo necesita depurar. Un vaso de agua en ayunas, ayudará a disolverlas y hacer que el cuerpo, libere toxinas y desechos a través de la orina.     
  • Para la piel, otro órgano, el agua es su aliado número uno. Estar bien hidratados significa para la piel una mayor elasticidad y tonicidad y estaremos combatiendo arrugas prematuras. 
  • Para aquellos y aquellas que quieran bajar de peso, beber entre uno y dos vasos de agua en ayunas reduce la sensación de hambre y evita que lo primero que hagamos solo despertarnos sea vaciar la nevera.
  • Es ideal para el estreñimiento, ya que estimulará des de buena mañana el tránsito intestinal.
  • Fundamental para los estudiantes en época de estudio, estar bien hidratados, pues el agua permite el correcto funcionamiento del cerebro ya que las células del cerebro reciben agua oxigenada y el cerebro se mantiene alerta.
  • Si le añadimos limón exprimido, al mismo tiempo, combatiremos síntomas de resfriado, faringitis… gracias a la vitamina C de este cítrico.  El limón aparte ayudará a mejorar el sistema inmunitario pues incrementa el número de glóbulos blancos , y previene la aparición de cálculos renales.

Hay muchos más beneficios de porque se aconseja beber agua en ayunas y cómo podemos potenciar aún más sus efectos, como por ejemplo, con el limón.

El agua es símbolo de vida, permitamos pues, a nuestro cuerpo, llenarlo de vida.

LA IMPORTANCIA VITAL DEL SUEÑO

LA IMPORTANCIA VITAL DEL SUEÑO

¿A quién no le gusta dormir? La sensación de poder dormir hasta no poder más… para mí, una de las sensaciones más placenteras que puede haber! 

¿Pero sabemos realmente lo importante que es el sueño para nuestra salud? Ya no es solo cuestión de dormir bien para estar descansado, sino que un buen ciclo de sueño es sinónimo de una buena salud mental y física.

El sueño es un reparador diario de nuestro cuerpo, pues lo prepara para el día siguiente y lo restaura físicamente del agotamiento y estrés producido durante el día. A nivel más psíquico, una de las fases más importantes por la que debe pasar el sueño es la fase REM, dónde se da la función cognitiva, es decir, reproduce el aprendizaje, memoria y concentración asimilada durante el día.

Dormir mal tiene un gran impacto, además que puede ser la llave de paso a enfermedades graves para nuestro cuerpo. Un mal descanso significa que al día siguiente estaremos más cansados, irritables, nuestra atención se verá disminuida…. Nuestro humor se verá también afectado y por tanto nuestras relaciones sociales también pueden verse repercutidas. Es decir, nuestro descanso corporal y mental afecta a nuestro día a día y por consiguiente, marca el  ritmo de nuestra vida.

¿Qué puede pasar si nuestro ciclo de sueño no es adecuado? Como he dicho, una mala calidad del sueño deriva o facilita la aparición de enfermedades, sobre todo a nivel mental, como la depresión, el estrés, la ansiedad…

Debemos intentar siempre que el sueño sea la más alta calidad posible. ¿Qué significa esto?  Intentar en la  mayor medida de los posible tener un sueño continuo, no despertarnos ni dormir a ratos.

¿Qué trucos podemos practicar para conseguir mejor calidad del sueño? Es necesario intentar dar al cuerpo  los menos estímulos externos posibles antes de acostarnos, como por ejemplo, evitar el alcohol, aparatos electrónicos, alimentos excitantes… tener un horario de rutina de acostarse y levantarse también es favorable para el cerebro pues sabe cuándo puede descansar y realizar sus ciclos.

Practicar deporte durante el día ayuda también a que nuestra energía se vea disminuida y por ello, que el cuerpo, necesite si o si ese descanso, además de todos los estímulos que el deporte nos favorece, tanto a nivel psíquico como físico.

En el caso que estemos pasando por épocas de estrés, nervios… los relajantes o calmantes naturales como infusiones, tilas… son un gran aliado para la relajación muscular y mental.

Mantener un ritmo constante de buen sueño de calidad, siguiendo estas recomendaciones, nos ayudará a conseguir un mayor bienestar general  

ALIMENTAR LA SALUD

ALIMENTAR LA SALUD

Con la gran cantidad de alimentos que existen hoy en día, aún no se ha dado aquel que reúna todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita a diario.

Por ello, es importante que cada día, nuestra dieta sea variada y siempre  incorporando  un equilibrio entre calorías y nutrientes con el fin que el cuerpo pueda desarrollar todas las funciones vitales.

Tenemos la suerte de vivir en un país donde nuestra dieta, la mediterránea, contiene una gran variedad de alimentos naturales, saludables y muy beneficiosos para la salud, como por ejemplo, el aceite de oliva, los cereales, fruta, quesos…

Pero, ¿Qué debe incorporar nuestra alimentación básica diaria? Comamos lo que comamos debemos asegurarnos que tengamos un equilibrio de hidratos de  carbono, proteínas, minerales, lípidos, vitaminas y mucha agua.

La base de nuestra alimentación debe estar constituida de pan, cereales, arroz, pasta, patatas… (Entre 4-6 raciones al día), luego vendría la fruta, que entre toda la variedad que se nos presenta, deberíamos tomarla entre 2-3 piezas al día. En tercer lugar se encuentran las verduras y el aceite de oliva y las legumbres, que deben ser consumidos de 3 a 6 raciones, son muy necesarias por su bajo contenido en grasa y alto en proteínas y fibra.

A posteriori, están los lácteos, es decir, leche, yogur, quesos… que pueden ser tomados como desayunos, meriendas… no más de 4 raciones al día, no es aconsejable abusar de ellos. En la medida de lo posible, estos alimentos deberían  ser consumidos cada día ya que contienen los nutrientes que nuestro organismo necesita para funcionar correctamente.

Semanalmente, también debemos consumir frutos secos, entre 4 a 7 raciones, ya que son un chute de energía sano para el cuerpo, siempre que se consuman al natural y evitando comprarlos fritos y con sal o azucarados.

En cuanto a la carne, debemos distinguir entre carne roja y blanca. Por un lado, la carne blanca, como el pollo o el pescado, es recomendable consumirla entre 2 o 3 veces por semana por su alto contenido  de proteínas, ayuda a la regeneración de tejidos, también por su aporte de defensas y aminoácidos esenciales que otorga a nuestro o cuerpo.

La carne  roja, por otro lado, debemos cerciorarnos que sean carnes magras y tengan la mínima grasa posible, siendo su consumo recomendado no superior a dos veces por semana.

Y por último, de forma ocasional, aunque lo ideal es que su consumo sea nulo es difícil resistirse a los dulces, el azúcar, la bollería, helados, golosinas… debemos tener auto control y no exceder de 1 o 2 veces por semana.

Tenemos una gran variedad de alimentos a nuestra disposición para que nuestra alimentación sea variada, sana y equilibrada para poder dar a nuestro cuerpo todos  los nutrientes que necesita para que nos permita vivir nuestra vida de forma sana y con toda la energía necesaria.

ZINC 25 MG. 100 COMPRIMIDOS BIOENER

ZINC 25 MG. 100 COMPRIMIDOS BIOENER

El zinc, uno de los minerales más necesitados por el cuerpo humano y de los más desconocidos. 

Junto al hierro, el zinc, es uno de los nutrientes esenciales para mantener el organismo en condiciones óptimas y sanas.

Este mineral se encuentra en cada una de las células de nuestro cuerpo, por lo que a diario nuestro organismo debe estar dotado de zinc.

¿Por qué es tan importante para nuestro bienestar? Son varias las razones por las que  cada vez se empieza a concienciar más de su importancia.

En primer lugar por su esencial función de protección del sistema inmunitario a la hora de combatir bacterias, virus e infecciones que atacan y debilitan al cuerpo  como por ejemplo resfriados, infecciones de oído, infecciones en vías respiratorias… y, además también le  ayudará en la fabricación y generación de proteínas.

No solo se aconseja para la edad adulta sino que también se recomienda que los niños empiecen a tomarlo, pues estimula el crecimiento y su desarrollo.

El zinc también es muy beneficioso para la ceguera y las cataratas. Aquellos que padezcan de problemas de asma, diabetes, tengan la presión arterial alta, es aconsejable que sus niveles de zinc no sean pobres.

Para los estudiantes o aquellos que necesiten mucha concentración, el zinc también se convierte en un gran aliado. Es un componente que ayuda a la concentración y aporta el chute de energía que en épocas de exámenes, estrés… necesitamos tanto.

El zinc también es usado para la prevención de algunos canceres como por ejemplo el de esófago, estómago, cerebro… así como para combatir los efectos secundarios dañinos que la quimioterapia y radioterapia puede dejar en nuestro cuerpo.

Suficientes razones para confiar en los comprimidos de Zinc que Bioner presenta y ofrece para que nuestra salud sea de hierro y poder disfrutarla, siendo accesible al alcance de todos.

Mientras permanezcamos en estado de alarma y por motivos ajenos a nuestra empresa, la entrega de sus pedidos se puede demorar con respecto a los plazos normales. Disculpen las molestias.